destacadaNacionalnapitoNGUsindicatosUrrutia

Ya se supo de dónde le siguen llegando millones y millones a Gómez Urrutia

Por: Redacción |

Autoridad moral, para poder siempre dar la cara, esa es la premisa que el Presidente Andrés Manuel López Obrador les repite a los funcionarios de su gabinete y a los seguidores de su movimiento. Para algunos son auténticas advertencias de que no se equivoquen para otros como el Senador Napoleón Gómez Urrutia es una sentencia.

Y eso fue lo que el legislador Mexicano-Canadiense vivió en las dos últimas semanas, en dos movimientos quedó sepultado su sueño de convertirse en el nuevo Fidel Velazquez y su iniciativa vs el Outsourcing que termino en la conlegaldora legislativa.

El columnista especializado en temas financieros Darío Celis, reveló esta semana en su columna en El Financiero, como es que Gómez Urrutia le “pellizca” a las cuotas sindicales y con ello sigue recibiendo cantidades millonarias de dinero.

Pero el outsourcing, en el que llevaba un porcentaje, no era solo una fuente de los ingresos del líder. Por años las compañías mineras y los obreros sindicalizados se ponían a mano con él.

Explica, Darío Celis que con el pretexto de aplicar los cobros en mejoras de un hotel de la agrupación y para un fondo de resistencia para resolver eventuales huelgas, Napito ‘mordía’ las cuotas obrero-patronales.

Se pedía “un día de salario” y a las corporaciones un pago único de mil pesos. Las empresas también estaban sometidas a los famosos “gastos de conflicto”, que igual fue una gran fuente de ingresos.

Era un apartado en todos los contratos con las mineras que estaba acordado fuera del contrato formal. Se manejaba como una carta compromiso en la que Napito no alebrestaba huelgas.

¿Seguirá soñando con la gubernatura de Nuevo León? Porque dinero ya tiene y mucho, sus mineros lo mantienen bien alimentado.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar